10/26/2016

Calacas de octubre

Que diferente es el día de los muertos con y sin halloween.
En mi infancia pensaba sólo en el "Día de Todos los Santos" y lo relacionaba con muertos, flores, tumbas y una sensación de recogimiento, que la verdad no sé de donde me venía.
Hacia el año 2000, de improviso aterrizó entre nosotros el halloween, con él aparecieron una diversidad de criaturas fantasiosas y en sus más bastas versiones. Los niños empezaron a pedir dulces, al principio tímidamente para después irse convirtiendo en una molestia sin fin algunos años.
Para los que ya estábamos más grandecitos en un principio significó una entretenidísima oportunidad de disfrazarnos "porque sí" e ir de fiesta, pero de a poco el motivo (porque sí) no tuvo peso y en fin, una se pone vieja.
En particular, los primeros años obtuve ganancias económicas haciendo disfraces. Sin embargo, a mis peques casi que no los acompañé a pedir dulces. El mayor pasó dos veces y la menor sólo lo ha hecho una.
Y bueno, adivinaran que en realidad nunca conecté con halloween, porque la verdad eso de las brujas, zombies, momias y más no estaban en mis cuentos favoritos y en general las pelis de terror y lo paranormal me da muy poco o nada de miedo. Ni yo entiendo por qué.
Lo que sí me gustó mucho en el 2010 fue conocer cómo pasaban este Día de los Muertos en México. Con ofrendas a sus difuntos, comidas, bebidas, iluminándoles el camino a casa, etcétera (no soy la más entendida). Pero sobre todo, me encantó la ironía que hacen de la muerte, representada por la Catrina y es que han convertido algo espeluznante en un cuento en si mismo.
El Día de los Muertos Mexicano, tiene la mezcla perfecta, de vida y tradición, eso además del toque kitsch necesario para abducirme.
El año pasado en esta misma fecha lleve a Leonela a ver El Libro de la Vida, a pesar de sentir que ella no estaba preparada para comprenderla.
Y bueno, todo esto lo escribo porque le hice un conjunto a Leita con una tela con estampado de calacas.

10/24/2015

Contratos de preescolar

Mi hija ya ha tenido que discertar tres veces:
Primero sobre el rinoceronte
 La lámina con las cosas que ella logra recordar.
 Con pequeños recuerdos para todos los compañeros. En este caso, llaveros.
 Todo listo, recuerdos y lámina.



  Después sobre la letra A, acá participó más llenando las letras.


 Como recuerdo un mini cuaderno de actividades de la letra...
Y la última fue sobre el "Palo ensebado" un juego tradicional
Los hice en miniatura, les encantó porque se podía jugar con ellos


 Ahora preparamos una sobre los Derechos de las niñas y los niños.


10/21/2015

Que difícil es decodificar lo que sentimos

Nunca supe decir lo que siento, algo siempre gatilló que escondiera mis sentimientos como si se tratara de algo incómodo e inadecuado. Es más, siempre viví mis sentimientos como algo agobiante, que se quería desbordar y tomar el control y yo debía permanecer controlada así que era una lucha entre nos.
Nunca supe expresar en palabras mis sentimientos y si lo hacía me parecían irreales, la cosa es que en cambio, siempre los supe escribir, era cosa de tener frente a mí una hoja de papel o una pantalla y el hacer pinza con mi mamo en un lápiz o sentir las teclas en mis dígitos, ya sea en la soledad de mi habitación o el tumulto de una sala de correo, hacía a las palabras atropellarse y los sentimientos  decodificarse y entusiasmados ir haciendo fila sobre la superficie a intervenir, como agua que sigue su curso sin problemas.
Con la madurez (supongo) entendí que el papel (o la pantalla) y el lápiz (o el teclado) no tenían ningún efecto sino que sólo me daban la oportunidad de posteriormente leer lo que siento y entenderme. Hasta sentí que me había hecho fanática de mis propias reflexiones y de mis melodramas jamás comprendidos. Me di cuenta de que la escritura era sólo un canal para mi propio estudio y vanidad, que si no paraba de escribir todo lo que sentía me iba a volver loca porque no era necesario analizar tanto los sentimientos, ni tener tantos sentimientos todo el tiempo. Enmudecí (de escribir) y dejé de escribir incluso este blog y empecé a vivir un poco más mis sentimientos a tratar con más palabras afectivas a los demás a obligarme a dar abrazos y después analizar si era realmente lo que quería. Empecé a "leer" un poco más al otro y decirle lo que suponía que quería oír y eso me resultó grato. Quizá ni lo notaron.
Mi descubrimiento se dió un día cualquiera en que iba apurada a buscar a mi hijo mayor al colegio y pensaba en los supuestos sentimientos de alguien más y armaba en mi mente una historia imaginaria tan convincente que me hizo sentir una desesperación tremenda por no tener en que anotarla, entonces entendí que los sentimientos de la historia eran los mismos míos por ir atrasada y que estaba recreándolos en un personaje ficticio que moriría si no encontraba una superficie donde darle vida. De vuelta en casa terminé de comprender, no es que no pueda decodificar lo que siento, es que el "otro" me hace interferencia, me estresa y hasta en la situación más "relajada" estoy en actitud de huida y así, nadie puede ordenar su mente.
Hoy me encontré con una escena de las que nunca quisiera presenciar. Llevaba a mi hija menor a terapia fonoaudiológica y al llegar un hombre desconocido me saludo y me dijo: Amelia no la puede atender hoy porque ha sufrido la pérdida de un ser querido, pero dice que si quiere la espere hasta las 15 horas porque necesita tiempo para reponerse.
Hasta ahí pensé que no estaba y simplemente me daba lata esperar. Y dije, no, prefiero volver otro día. Entonces el hombre continuó. Si quiere la puede pasar a saludar. No lo pensé ni un segundo y dije sí e ingresé. Y ahí estaba, llorando desconsolada y de pronto todo el fantasma de mi dificultad como una cortina de lluvia se instaló entre la terapeuta y yo y hasta una estúpida sonrisa me salió. Por suerte la abrace con fuerza y la pude contener un tiempo porque de verdad que no pude decir nada. Ahora sé que: sentía su dolor, me lo traspasaba al abrazarnos, pero jamás habría logrado darme cuenta de que era eso lo que necesitaba decir.
Y mi hija en su mundo, de ella si que nunca tendremos noticia sobre lo que pensó o sintió porque jamás se preguntó siquiera porque nos regresábamos.

10/02/2015

Tengo rabia

Nací en Pitrufquén, ciudad al sur de Chile de donde somos las Pitrufinas.
Me crié en Temuco, una ciudad que siempre me pareció odiosa en el aspecto humano, creo que es top en todas las ...fóbicas. Allá tuve a mi hijo mayor y viví con él y mis padres por 3 años.
Al final me vine a vivir a la capital con su cemento polvoriento que se cuela hasta los huesos. Estuvimos por 8 años en una vivienda en los cielos que me deprimía un montón porque me hacía reconocer lo chiquita e innecesaria que era para la vida de la humanidad en el hormiguero de cemento. Ahí se crió mi hijo mayor desde sus 4 años y me demostró todo el tiempo con su madurez que nunca dejaremos de maravillarnos. Ahí también nació mi hija, a diez años del primero. Ella con su porfía y su tenacidad me mostraba otra faceta de la naturaleza de mis genes.
Ahora, aun en la capital, vivo en un rincón verde y oculto a la ciudad, a ras de suelo; pensaba que era lo ideal, nada de miradas holísticas de la sociedad, sino puro primer plano. Pensé que mi hija menor que era más extrovertida y graciosa haría amiguitos en el patio, pensé tantas cosas. Sin embargo, al año de vivir aquí (a sus 3 años y 6 ó 7 meses), note que su deseo de hacer amigos desaparecía y en cambio jugaba sola y se imaginaba cosas, la noté cada vez más intrépida, osada, callada, loquilla... extravagante... ida. ida, ida. Con 14 meses viviendo en este nuevo refugio, de pronto éramos 3, la más chica parecía MUDA, ausente, ausente, ausente y llegue a zamarrearla pidiéndole que me mirara, que me hablara, que yo estaba aquí para ella y por ella.
Va un año (quizá mucho más) desde que empezó a evadirse y 10 meses de que estuvo más ausente y que tuviera sus regresiones. Ha vuelto su sonrisa, su ánimo y tiene islotes de completa conexión, pero tiene autismo, mejor dicho está dentro del TEA, y si no hubiera tenido la regresión en enero de 2015, quizá nunca lo habríamos notado porque era poco, muy poco... sutiles diferencias con sus pares, pero la regresión la dejó atrás de su generación y más extravagante  y ahora con el diagnostico como un letrero intermitente sobre su cabeza, es "especial" y eso lo hace tan difícil... no quiero que la discriminen ni que le tengan pena pero no puedo obligar a nadie a aceptarla de manera natural. Es tan difícil aceptar un diagnóstico que me ha hecho escribir desde las tripas como pensé que nunca volvería a hacerlo.
Tengo rabia

1/12/2015

¿Mucha fibra?



La albahaca, tan versátil como es, es además una hierba que estimula la expulsión de gases y reduce los retorcijones de estómago. Mas yo no sé, si primero fue su uso en los porotos granados y las humitas o el “saber” sobre sus beneficios y lo bien que hace combinarlos.
La cosa es que siempre se combinan y ahora sé el beneficio de la más aromática. En lo particular por lo que más me gusta la albahaca es porque va bien con todo, con limonada, porotos, tomates, rúculas, zapallos italianos, en fin, dulce o salado, ella combina bien.
La cosa es que hoy abusé de ella, la puse en los porotos granados, en la ensalada de tomate y en el jugo de frambuesa – durazno. Sólo me faltó ponérsela al postre de uvas. Sin embargo, me tinca que igual se nos pasó la mano con la fibra en este almuerzo y no habrá albahaca en el mundo que nos calme los retorcijones.

11/25/2014

Caracol sobreviviente

Es muy pero muy cierto esto del mundo interior de un caracol. Sino cómo se explica que uno de su especie, viajara en una bolsa de nylon dentro de una maleta de mi mamá toda una noche (acompañando a una lechuga) y luego pasara tres días y medio en el refrigerador (dentro de la misma bolsa y acompañado por la misma lechuga). Hasta que hoy fuera descubierto por mí.
Por mi parte pensé que estaba muerto y no lo pesque, lo dejé dentro de la misma bolsa para después tirarlo a la basura. Sin embargo, el muy sobreviviente, después de unos 15 minutos, estiró sus cachitos y comenzo a salir de la bolsa.
Obviamente ahora es la mascota de la Nela, quien casi no los conocía más que de fotos y caricaturas.






En la elaboración de estas fotos ningún caracol fue lastimado jaja, después no sé, no veo desde acá. La verdad es que ahora ya está mirando un libro de dinosaurios y el caracol está escondido en la canaleta de la terraza.

11/04/2014

Carbonada de PitRufina

Hoy no quería cocinar, y como cada vez que me pasa, al final me sorprendo con el resultado.
Hice un pino, un pino de carne chiquito (como un caldo sabor carne), el más corriente pino de carne chileno: cebolla, carne (puede ser de vacuno o soya) y ajo. En una olla calentita coloqué una cucharada aproximada de aceite de oliva y sobre él, el pino, la tapé y la dejé a fuego bajo.
Piqué dos papas nuevas mondadas, en cubitos pequeñitos.  Hice lo mismo con medio camote (peruano, el que por fuera parece una papá, no zapallo naranjo). Aproximadamente una taza de cada uno. Por fin, mondé y piqué también en cubitos un tomate, quitando las semillas.
Todo el picadillo (como 2 tazas y media), fueron directo a la olla. Entonces agregué 1 cucharada de aceite, 3/4 de taza de arroz blanco y 1/4 de integral. Subí el fuego y revolví unos 5 minutos.
Finalmente, le vacié unos 700 cc de agua helada y lo dejé a fuego fuerte medio tapado. Sin embargo, sentí que le faltaba color verde, por lo que pique unos porotos tiernos (verdes), algo de cilantro y pelé 8 cabezas de espárragos.Los agregue hacia el final, cuando el agua ya hervía, para que blanquearan.
Cuando el agua había bajado lo suficiente como para que las cosas asomaran, retiré una cantidad para Leonela y el resto lo salé lo suficiente para que se sintiera sabroso sin perder el dulzor del camote o el ácido del tomate.
El resultado, fue excelente.

10/28/2014

Esponjita en el cuello

Nela se ha caído de la cama la noche del sábado para el domingo. Como su cama es bajita y tiene ella una alfombra y unos cojines abajo, descartamos que fuera algo importante. La cosa es que tras estar con ella unos minutos, la dejé sola para que siguiera durmiendo. y como a las 7 am empezó a pedirme el frío, refiriéndose así al gel que se pone en el refrigerador.
Le dolía el cuello por lo que mejor se quedó en camita regaloneando con los papás. No fue sino hasta que tomó desayuno que noté que no era sólo un dolor común, pues vi su expresión cada vez que desapoyaba su espalda en la silla para alzar su jarro de leche.
Resultó que en su pieza ella misma continuó apoyando su espalda y no jugaba. La llevamos a una urgencia y tras evaluación le diagnosticaron una lesión muscular en su cuello y quedó así:
Hoy, como podrán ver, ya se siente muy bien, pero la verdad es que aún está algo imposibilitada de mirar hacia la derecha, y me ha estado ayudando a pintar la terraza. Saludos.