8/15/2017

Croquetas de plátano y chía

Necesitas:
  • 2 plátanos machos maduros, mientras más maduros mejor. Los encuentras en puestos de feria o locales de productos peruanos que en Santiago centro ya son comunes.
  • 2 cucharadas de chía. Pudiera ser sésamo, amapola o amaranto. Su función es la textura y también el aporte protéico. Se compra en tostadurías.
  • 1 taza de harina. Yo usé harina tostada que es común en Chile y la hacen tostando el grano antes de molerlo y moliéndolo entero. Es muy sabrosa.
  • 4 o 5 cucharadas de aceite de oliva.

 Los plátanos los despuntas y se les haces un corte de arriba abajo para quitar la cáscara.

 Los dejas caer en el recipiente donde los vas a moler.

 Los haces una pasta, moliendo con tenedor o mortero, si no estuvieran tan maduros.

 Le agregas las dos cucharadas de chía

 Le agregas la taza de harina
 

Lo mezclas todo hasta que se vea homogéneo (aquí recién comienzo).

 Haces las bolitas lo más regulares posibles.

Puestas sobre más harina las aplastas levemente pues es importante que este plátano quede bien cocido ya que no es digerible crudo igual que las papas o las yucas.

 Los fries por ambos lados. Yo tiendo a usar muy poco aceite pero eso es a gusto de cada quien.

Se puede acompañar con cualquier cosa de sabor suave. Acá un arroz con cúrcuma y porotos negros.
Estas croquetas resultan muy agradables al paladar. Son firmes, tienen la crocancia de la chía y además una mezcla del dulzor del plátano y el ahumado de la harina tostada. Son un plato vegano, alto en calorías y con aporte protéico de la semilla. Ideal para los niños también.

2 comentarios:

  1. Parece ser son bien ricas, una forma de consumir la chia que en agua no me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Darío y Leonela las disfrutan y son paladares exigentes y polos opuestos en gusto así que sí.

      Eliminar