8/27/2008

Para quejarme está el blog. :P

Como en ciertas películas de Renée Zellweger (Jerry Maguire, 1996 o Bridget Jones's Diary, 2001), hoy padecí de ciertos inconvenientes.
Primero me devolví del ascensor a buscar la llave de casa que en realidad la tenía en el bolso. Luego me fui en un colectivo hasta Alameda, caminé a la parada del micro, hice la cola y entonces descubrí que lo que había dejado en casa era la bip.
Llamé a casa y me puse de acuerdo para que me la alcanzaran. Llamé al colegio para avisar que llegaría tarde. Me devolví en los mismos colectivos en que me fui hasta Alameda, ahora sólo hasta el metro. Ahí me pasaron la bip. Entonces "para ganar tiempo" no tomé el metro (tendría que combinar de nuevo), sino que caminé por Catedral a tomar el micro, iba bajo la lluvia cuando ¡plaff! un simpático automovilista (una bestia) me dejó totalmente mojado mi lado izquierdo, lo que sentí como
un balde de agua fría directo a la cara, y si llegó a mi cara, era que me había mojado toda. No quise ni ver. Increíble que parezca no sentí rabia, seguí mi camino.
Tratando de sacar un pañuelo desechable y caminando sobre la rejilla del metro, éste, con su aire caliente, me volteó por completo el paraguas, haciéndolo incontrolable. Por algunos segundos me sentí derrotada. No hoy, no ahora.

Minutos después estaba sobre la 306 que olía a quemado, secándome la cara, la oreja y el pelo, con un pañuelo que iba quedando algo gris, pensando en lo asquerosa que debía estar esa agua, sintiendo frío y con un miedo fatal... no sabía que más me podía pasar. Además no tenía ni siquiera un espejo.
Con 45 minutos de retardo entré al salón y fingí, los 45 que quedaban, que nada malo había pasado. Mas bien, olvidé todo lo sucedido. Respondí preguntas, resolví dudas, di ejemplos y me paseé... porque eso es lo que hago. Siempre pensando cuando sabré si se acabó la "mala racha", porque siempre hay que tener en cuenta frente a cualquier eventualidad, que puede venir una peor.

Ahora me muero de ganas de contarlo todo, y kgarme de risa.

6 comentarios:

  1. Algunos días no deberían existir... especialmenhte esos en que todo sale mal... besitos ...se te extrañaba

    ResponderEliminar
  2. Algo así debe haber sucedido con Joan Manuel Serrat, lo que lo motivó a componer " La mala racha ".
    Es cierto hay días buenos y otros muuuyy malos, ese fue el que te tocó vivir y supongo ahi está la belleza de la existencia, en la ambiguedad y el rompimiento de la rutina o mejor saber que después de lo malo debería aparecer lo bueno.

    Besos
    Roberto Aníbal

    ResponderEliminar
  3. Esos dias dan ganas de haberse quedado en la cama!!!

    ResponderEliminar
  4. si se pudiera, te habria seguido y filmado todas tus aventuradas y agitadas vivencias................. francamente que la Brigde Jones y su vida y su pelicua son una pata de jaiba ante tu agitada existencia.............ICONA!!!

    ResponderEliminar
  5. bueno, en esos días dan ganas de decir tragame tierra please...

    pero en fin luego son una buena anegdota y sierven pa reirse de si mismo!!!

    como van las clases?

    ResponderEliminar