2/25/2008

Mi noche de festival!

En honor a la verdad no me había acordado del festival de viña, sino seguro algo le habría mirado por iniciativa propia, para mantener la tradición.
La cosa es que fuimos a Rancagua a dejar a Darío que no quiere quedarse con las ganas de pasar parte de sus vacaciones allá, y mi suegro puso el festival, así que me quedé mirando.
Era la cuarta noche y la primera sorpresa que me llevé fue que el BAFOCHI interpretó una parte de "Gracias a la vida" igual a como la vi en el documental "Viola Chilensis". No sé, será el mismo coreógrafo... igual fue una buena sorpresa.
De pronto aparecen los animadores, por suerte para mí ya no está la Bolocco y sus entradas circenses, en cambio, apareció un Sergio Lagos a rayas, mezcla de "Che copete" (de Pepo) y "Robbie Rotten" (de Lazy town).






Anunciaron a Nelly Furtado, y yo en mi memoria tenía a la Nelly del disco "Whoa Nelly", una mujer joven, casual, casi deportiva y muy morena y en cambio, se instaló en escena una "vieja", más parecida a Eva Perón que a mi recuerdo.
Con un vestido "cincuentero", lleno de drapeados, unos tacones altísimos, un peinado rígido y unas joyas con las que parecía estar diciendo: ¡hey miren, soy la que cobró más caro por venir a cantarles!, o... ¡aprendan tercermundistas lo que es glamour! (en ese sentido fue realmente una buena lección para la manga de mujeres "rasquelis" que siempre aparecen luciendo sus "encantos" es estos eventos).
De a poco fui asimilando la nueva Nelly y asociando la experiencia a cuando has dejado de ver a un primo menor y ocho años después te encuentras con una metamorfosis que te parecía imposible y, lo que en un primer momento me produjo un rechazo, se convirtió en una exquisita trasgresión con la que en realidad sentía mucha afinidad.
Era verla y pensar: Nosotras podemos hacerlo todo y sin bajarnos de los tacones, o: No necesitamos mostrar sobre la rodilla (o hasta el ombligo con el escote), sino tener carácter para seduccir a una multitud de babosos.
En fin, su osadía en cierto modo me subía el autoestima porque ponía la delicadeza y la elegancia por encima de la vulgaridad que en Chile conocemos por glamour.
Entonces su vestido "cincuentero", pasó a ser un vestido en extremo elegante, de un color amarillo puro, típico en personas desprejuiciadas, creativas y seductoras. Y los accesorios un símbolo de poder. Como la estúpida corona en un rey o los graciosos cuernos en un vikingo.
Bueno, quizá en ocho años más se haya tomado una "cachantún".
foto: http://www.elsiglodetorreon.com

Y cuando creía que nada me podría sorprender más, aparecieron los niños de Amango (jajajajaja) con unas ropas (jajajajajaja)... pobres criaturas. No sé quien las disfrazó.
Para colmo "como que cantaban", pero todo mal y "como que bailaban" pero cero creatividad y cuando les pidieron "bis" repitieron lo mismo. Claro que, ellos felices así que lo demás está demás (jajajaaja).
Por fin, intenté ver Calle 13 porque recordaba que algún periodista había dicho algo sobre "la profundidad del mensaje de sus letras", y resulta que parece que la cosa era saber jerigonceo porque no se les entendía nada, para colmo las pocas rimas que le entendí, no me parecían coherentes... más bien se parecían a las de Arjona, o sea, se comparaban a la creatividad de un pre-escolar... algo como: "que dirán en el vaticano, arriba el artesano". No sé. Mejor me fui a dormir.
Punto aparte, pero relacionado, anoche mientras veía "El final de la Inocencia" (Mauvaises fréquentations) una película de JEAN PIERRE AMERIS, caché que mi esposo casi no se rió con "el profesor Solomón" lo que en realidad me hace gracia.

6 comentarios:

  1. La verdad hace años que no veo el festival, ya no me provoca interes.

    Recuerod las noches de festival cuando era niña en el campo, ahora ha cambiado mucho, hasta la competencia la encuentro menos-buena, por decirlo de alguna forma.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, completamente de acuerdo con lo de Nelly Furtado, a mi me encanto desde quela vi, aunque me costo reconocerla tan rubia... y en cuanto a los niños de amango, probrecitos ellos, pero son sólo niños... y con calle 13 lo que más conozco es el atrevete, te, te... e fin, no vi el festival, el cable me tiene absolutamente poseida!!! jajajaja

    que estes bien y buena crítica en cuanto al glamour!!!

    ResponderEliminar
  3. Chutas yo ni me di cuenta que el festival habia partido salvo porque me llamó la atención que los vecinos escucharan a " Peter Frampton "
    Oye Tichita linda, cambie mi URL Y estuve con el grosso problema tecnico . Ahora soy www.pazdelavida.blogspot.com
    Ya tienes tu link"""
    Cariños

    ResponderEliminar
  4. Atrevetete... nada más porque fue muletilla en mi sobrina. Más nada.

    Amango, siempre será ver la felicidad de unos niños intentado ser grandes.

    Y Nelly,para ella fue sólo un paseo y venir a recoger un dinero.

    Los animadores, al menso más compenetrados.

    chau.

    ResponderEliminar
  5. lorena saez a mí tampoco me provoca el interes de antes. Pero es lógico con los años nada me intera como al principio de mis tiempos :)
    Sin embargo, creo que casi todos los años algo he visto.

    viole debo reconocer que si no me había enterado del festival también era porque el cable se come mis horas de tele. De hecho nunca cacho los programas (o cahuines) de los que se habla.

    paz si cache tu cambio, y ya me estoy acostumbrando a ellos.
    Salu2.

    Markin puede significar poco para Nelly (en comparación con los otros dos) el pisar la quinta, pero igual fue innovadora en su interacción con el público.

    que estén bien!

    ResponderEliminar
  6. Yo debo reconocer que vi mucho del festival y sí me gustó Nelly Furtado y me habían hablado mucho de calle trece...pero no me gustaron demasiado, tienes razón ...poco se les entiende... no había venido a visitarte ...estoy con mucho trabajo, pero me hice un tiempito...besitos para tí ...y para Darío (buen comienzo de año)

    ResponderEliminar