1/14/2008

Todo tiene un precio...

Es extraña la vida cuando no estamos completos. Eso es lo que me nace decir estos días que estoy sin Darío.
Debo reconocer que todo es más simple, no tengo la necesidad de cocinar en todo su significado… y los horarios los modifico a placer sin sentimiento de culpa. Coincidente con eso está que no he realizado un verdadero aseo hace días pues no tiene mucho sentido mientras el depa esté “patas arriba” (por la pintura) pero si Darío estuviera aquí, mantendría igual no más todo lo mejor posible para evitar que el despelote se junte con sus juguetes y eso.
En fin… supongo que el concepto de hogar adoptado por mí todo este tiempo no está tan en mi naturaleza como creía y en cambio, es más una escenografía para Darío.
Bueno…

Por un lado, me siento más libre. Libre por ejemplo, de salir de noche o salir a almorzar con alguien y luego quedarme vitrineando y terminar caminando calle Bandera de punta a cabo. Y de paso descubrir una calle Bandera (de Santiago) muy interesante.
Con un comienzo imponente, frío y gris, con aire acondicionado bajo la sombra de su elevada y formal arquitectura. Con transeúntes monocromáticos, delgados y estirados, siempre mirando al horizonte. De traje, con un celular en una mano y un maletín en la otra.
Luego, cuando cruzas Huérfanos, ves el inevitable ingreso de colores y formas nuevas. Más carteles, más variedad, más heterogeneidad en sus transeúntes. Personas más bajas, rechonchas y coloridas en el vestir se mezclan sin problema con los monocromáticos de más al sur. Aparecen las NOTARÍAS, el ex congreso y la Polla chilena de beneficencia.
Para terminar en una Bandera muy folklórica, pintoresca con una arquitectura muy manoseada, pintada, rallada y llena de información casi al extremo de ser chocante, repulsiva a ratos. Los bancos, las oficinas y los MUSEOS, han sido cambiados por centros de llamado, TIENDAS DE ROPA RECICLADA, botillerías, "picadas" y venta de plantas. Y los transeúntes somos ahora todos más bajitos, más cabizbajos y de vestuario colorido, así como también más morenos y gruesos.

Y por otro lado, me siento más vacía como si yo no me bastara para acompañarme, algo que casi nunca me sucede… es como si a la larga el sentido último de mi existir sólo fuera su existencia. Él, su ser, responde a la prostituida pregunta que dice: Cuál es el sentido de la vida. Pues creo que es perpetuarla, somos vida y estamos aquí para dejar a otro en nuestro lugar, al cual socializar, educar bajo nuestros paradigmas para que conserve nuestra especie, perpetuando nuestras creencias de toda índole.
Claro que probablemente se puede ser más ambicioso y esperar hacer carrera, tener éxito (¿?) y pasar a la historia por alguna cosa. Pero después que dejemos nuestro cuerpo, y seamos… que se yo qué ¿qué es lo que importa… los papeles que escribimos, el dinero que juntamos, los medios en que aparezcamos o la vida que perpetuamos?
Cada quien sabrá. Yo me despido y me voy a mis labores para olvidar que en cierta medida me siento sola.

8 comentarios:

  1. Ay Tichita,
    Es que debe ser dificil vivir sin ese chiquillo tan especial, pero no te desanimes que te llamare pronto y entonces nos juntaremos y hare tanto ruido y bullicio que por un instante, olvidaras la ausencia y mas bien querras "volver a estar solita".
    En todo caso hay que decir que ademas de todas las multiples cosas por las que desde que te conozco TE ADMIRO PROFUNDAMENTE, ahora cual si no fuera suficiente me saliste impresionamentemente filosofica........... y lo mejor de todo DE LAS ENTRETENIDAS!!!.
    En cualquier momento sentiras el ring, ring en tu celular.

    ResponderEliminar
  2. Ticha.. sé que es dificil pero aprovecha estos dias para ti, para tus vacaciones espirituales, para reencontrarte contigo misma, para tener las energias suficientes para todos los cambios que vienen.......

    Dario está bien... sé que lo extrañas... pero cada ser humano tiene su esencia... y hoy en dia los niños son muxo mas independientes que antes.

    Cuidate muxo.... ( y no hagas aseo todavia jejeje! aprovecha que despues tendras meses en las mismas!)

    CARIÑOS

    ResponderEliminar
  3. Tichita !!!! ingresa a www.museodelamoda.cl
    están haciendo un llamado a los diseñadores jovenes !!!!!

    Disfruta este tiempo y es que los hijos son como parte del cuerpo y cuesta un poquito soltarlos !!!!

    ResponderEliminar
  4. Tal vez un pasar (estando al final de Bandera) un momento a la Piojera, pueda aliviar en parte esa sensación de soledad que sientes... lo digo porque cuando me vi en esa me dio resultado.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  5. UN paseo para compañarse estando solo; me sabe a un intento frustrado.

    Y luego buscar consuelo en el existencialismo,uff eso si que e soledad.

    Al final, al leerte logras nuestra compañía y atención. das cabida a un larogo paseo por Bandera.

    Chau.

    ResponderEliminar
  6. Colombita no sera mucho!!1
    Nos vemos.

    Muchas gracias loreni@ allá mi papá te podrá contar de Darío.

    Ey! Paz, gracias pero lo miré y no... hace rato que no soy egresada, así que no es para mí :D

    Glen E. Lizardi Flores no me imagino en la piojera y menos sola, pero bueno. Me parece graciosoen realidad imaginarme.

    Nada que ver pos markin si salir a comprar ropa usada o vitrinear en general, no es para calmar mi soledad, es una cosa que siempre disfruto y que con mi hijo acá no me habría resultado (no por tantas horas). Ahora lo del existencialismo cuatico sí nació de un instante nostálgico.

    En fin... salu2.

    ResponderEliminar
  7. Recien leo tu blog igual me encuentro sola, Dario se fue de pesca y Alejandro volvio a su casa, la mayi ya sabes siempre esta en otra y hoy juega rol.
    La sensación es extraña pero me gusta a mi la soledad, no en demasia pero de ves en cuando hace bien una se renueva. Dario lo ha pasado re bien jugando, compartiendo con quienes han venido a casa y con quienes hemos visitado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. estoy en las mismas

    pinto mi casa, me muevo con mayor libertad de horarios....ahhhh

    es riko.

    ResponderEliminar