1/16/2007

Una experiencia regocijantemente chilena

El sábado 13 tuve una de las experiencias más alegres de mi vida. Una experiencia tan original (en todo el significado de la palabra) como exquisita, algo que jamás hubiese imaginado vivir. El sábado asistí al “Cuecazo del Roto chileno” en el restaurant Las Tejas.

Salimos de casa dispuestos a lo que fuera, yo por mi parte me imaginaba un lugar tipo fonda, ligeramente animado, con gente sentada consumiendo mienttras oía Cuecas de modo algo indiferente. Lógico, no. Sin embargo, llegamos a las 00 horas a un local muy feo o como diría alguien por ahí “de muy mala calaña”, repleto, que digo repleto, atiborrado de gente. Lleno a decir basta, de ¿huasos? No, de todo. Huasos, "rastas", "hiphoperos", "quiceañeras", señoras mayores, tipos jóvenes, tipos mayores, "curahuillas", hipies, cuicos, gordos, flacos, altos, bajos, que sé yo. Lo que uno se pueda imaginar, estaba ahí.

Entramos, siempre molestando, atropellando y siendo atropellados y una vez dentro quedé completamente asombrada: todos, pero todos bailaban la Cueca. Era imposible de creer a primera vista, si me lo hubiesen contado, no lo hubiese creído. Todos, todos, pero todos bailaban Cueca. Cero estereotipos. Había desde aficionados hasta tipos que brindaban un verdadero y precioso show. Nada era impedimento, no existía excusa posible para no dejarse llevar por el baile nacional. No se necesitaba vestido floreado (aunque igual andaba uno) no se necesitaba pañuelo, no se necesitaba chupalla, faja o sombrero (que los había), ni siquiera pista, porque hasta en los pasillos bailaban. Y tal cual cubanos, entre los comensales se seguía el ritmo con panderos y palmas. Pero todavía más emocionante para una principiante como yo, fue el choque con la alegría. Con una sonrisa de oreja a oreja tan sincera como contagiosa y esa energía positiva y vibrante que se te metía por los poros y te hacía suya en “un dos por tres”. De este Chile, nunca se habla, si parecía que me había metido en un libro de historia.

Dentro de los expositores de la Cueca estuvieron: Los Tricolores, Los Truqueros, Los Pitiados, 3x7 Veintiuna (con Daniel Muñoz) entre otros. Y entre el público, la nunca bien ponderada "Negra Ester".

Realmente recomendable y repetible esto de los cuecazos. La Cueca está más en nuestra sangre de lo que habría imaginado, es parte desconocida de nuestra esencia, y conocerla nos puede salvar de la depresión. Es parte del origen que le puede dar cierto sentido a nuestra existencia y omitirla es como perder la brújula y vaciar un poco nuestra alma. Y los vacíos son siempre motivo para desesperanzarse.

A reconocer la alegría innata del roto chileno como una forma de llenar nuestro espíritu y no sólo vivir por vivir. Al recordar, aún siento un alo de alegría.

Por último el afiche promocional que nunca vi antes de asistir:

3 comentarios:

  1. Comentarios y dudas (de esas que ya ni respondes):

    Qué buena experiencia!! A mí me habría encantado estar ahí. Si el sólo hecho de conocer lugares nuevos es entretenido, me imagino con toda esa gente!!

    ¿Dónde queda ese restaurante? ¿Qué tal 3x7 Veintiuna y mi ídolo Daniel Muñoz?

    Lo rarífico de todo lo que cuentas es que se dio en Santiago (o no?) y en enero!! Tenemos el estigma de que la cueca sólo se escucha pa'l 18. Y como nací patriota (el 16), recuerdo que para mi cumpleaños, hace unos 3 años, lo celebré en un local en Irarrázaval, da igual cuál, en donde al final tocaron un par de cuecas.

    Y bailamos. Siempre que hay cueca (o generalmente), yo bailo. Me canso rápido sí, porque el estado físico ya no me acompaña, y como dicen que hay que cortejar (que es distinto de "cotejar") a la dama.....

    Un abrazo y prepárate, porque en mi blog, tú eres la próxima.
    p.d. jaja, parece reality.

    ResponderEliminar
  2. Hola...
    Esto es: "respuestas al instante", ja...
    Dónde queda ese restaurante?--> Queda en San diego (mira el afiche)Y más que un restaurant, es una chichonería. Es onda "La Piojera".

    ¿Qué tal 3x7 Veintiuna y mi ídolo Daniel Muñoz?--> Bastante buenos y por si te interesa, van a estar este domingo (21 creo) en el Festival del Huaso de Olmué que transmite CHV, claro que no es lo mismo que en vivo supongo.

    Lo rarífico de todo lo que cuentas es que se dio en Santiagoy en enero!! Tenemos el estigma de que la cueca sólo se escucha pa'l 18. -->De eso se trataba mi artículo, de lo rarífico, que me dejó pensando como 2 días.

    Salu2 y en serio te recomiendo los cuecazos, en cualquier fecha del año, son energía pura.

    ResponderEliminar
  3. yo he estado en Las Tejas y se pasa muy bien... la gente, todos alegres hace que el ambiente sea increíble...

    mil cariños para tí,
    espero verte algún día en ese lugar...

    ResponderEliminar