12/05/2006

Moraleja de "Fin de Año"

Nunca supe su nombre verdadero, siempre fue Quicho, y parecía estar eternamente sentado frente a la pantalla, a la hora que me conectara él estaba y conversábamos mucho, de nada particular y de todo al fin. Después de un tiempo vinieron las cartas, por Hotmail y ahí la cosa se puso aburrida, Quicho empezó a insistir en “quererme” y a mí me parecía que eso era algo absurdo. Hasta que un día de 1998 me llamó, desde México y entonces (con eco incluido) me preguntó si quería ser su novia y yo cagada de risa (por los nervios creo) le dije: No ¿estás loco? Él, insistente preguntó ¿por qué?
Porque esto de la ínternet es un juego, no es la vida real. Respondí insegura.

Después de eso nunca más lo vi conectado, al menos no con ese nick y las cartas se acabaron y yo me sentí algo aliviada, pero curiosa ¿Qué habrá sido de él?
Un día cualquiera llegaron en un auto dos chicos JF y el colorín CS, me habían contactado por ICQ y venían a conocerme. Ellos me invitaron al entonces bien ponderado “canal (#) Temuco” en IRC. IRC que yo tenía instalado, pero sólo usaba para conectarme a un canal mexicano (el de Quicho).
En el # Temuco conocí a más personajes, entre ellos a uno en especial (por no decir extraño), que me comenzó a "jotear pesado" y me desafió a que no era capaz de llegar a su casa, yo como soy (era) tomé una micro y aunque pasé 45 minutos sobre ella, llegué al Barrio Inglés. Ahí caminé hasta su casa, toqué el timbre y pregunté por él. Desde dentro se oyó:
¡Que suba!
Pasé, subí, no sin antes ser detalladamente observada por su madre. En su pieza no había más que una cama, un velador, un librero vacío, una colección de cartas “Magics” y un computador desde donde él monitoreaba varias ventanas-salas de chats. Lo primero que hizo fue invitarme a chatear, y dividió las ventanas en dos y entramos los dos con su IP, pero yo tuve que ponerme el nick que él me dio. Supongo que era una forma de que todos supieran que estaba en su casa. No recuerdo si subió su mamá con un jugo o él lo fue a buscar, la cosa es que lo derramé sobre el teclado y fue terrible porque era de frambuesas naturales y las pepitas se metieron por todos lados (me da risa acordarme).
Desde ese día no dejó de llamarme y yo de tratar de "correrme", pero era tan insistente que terminaba yendo igual a buscarme para que lo acompañara a nada. Fue así como, un día en su jeep, afuera de mi casa, todo llegó a su debido final:
-Te voy a hacer una pregunta, pero quiero que pienses bien la respuesta porque si dices que no, nunca más te hablaré.
-Dime.
-¿Quieres pololiar conmigo?
-No.
Y santo remedio, nunca más me llamó, nunca más me saludó en el chat.
Tiempo después comencé a salir, como amigos, con JF. Comenzamos a ir a almorzar, comer helados, hasta vimos alguna película. Con el tiempo fuimos algo más que amigos, pero casi nada, y en vista y considerando que nunca se decidió, nos fuimos alejando cada vez más. Al tiempo después conocí su conflicto.

Entonces todo estaba claro, yo siempre tuve razón, la ínternet era sólo un juego, una realidad paralela que no debía tomarse en serio y que debía ser separada de nuestros verdaderos sentimientos. Todo "ciberflirteo", no debía trascender a nuestras vidas, esa era una ley natural.
Estaba en eso, cuando un día a fines del año 1999, escribí en el “topic” del #Nada una invitación a los trabajos voluntarios de la UCT. Nadie aceptó, excepto “massive” a quien conocía de una acalorada discusión sobre quien se aburre más, si la ostra o la perla (jaja).

Él fue el único que dijo: quizás. Entonces le di los datos de cómo y con quién comunicarse. Al tiempo me llamó de Rancagua sólo para decirme que se había inscrito en dichos trabajos voluntarios.
Lo ví por primera vez en el terminal de buses aquí en Santiago. Me gustó mucho sin saber quien era. Luego él tímidamente se acercó y yo comprendí de quien se trataba (ahí bajó mi emoción). Nos fuimos sentados juntos desde Santiago a Ovalle pero yo me dormí. En los trabajos voluntarios él hizo todo lo posible para estar cerca mío y yo para estar algo más lejos.
Terminados los trabajos voluntarios olvidé mi ley natural y me quedé con él una semana en Santiago y luego lo invité una semana a Temuco.
Cuento corto (muchos conocen los detallesde esta historia)… hoy criamos juntos nuestra herencia para este mundo.
Y señoras, señores este cuento se ha acabado, pasará por algún zapato roto para que un día se me ocurra otro.
Moralejas:
  • 1: lo que la perseverancia no lo alcanza, llega sólo porque toda regla tiene su excepción y la incertidumbre de no saber lo que viene mañana, es lo que nos mantiene vivos.
  • 2: nunca debemos subestimar la realidad pues ésta siempre superará a la ficción.
  • 3: no existe receta para nuestros problemas y carencias, ni siquiera el quitarnos la vida los elimina.
  • 4: el final feliz existe, pero hay que ser lo suficientemente observadores y o maduros para reconocerlo entre los matices.
  • y 5: coser mucho me hace pensar demasiado.
Se aceptan sugerencias de MORALEJAS DE FIN DE AÑO.

8 comentarios:

  1. ...no se que moraleja te puedo transcribir, pero solo se que el no poder asistir a esos trabajos voluntarios fue más productivo para ti que para mi...ooo...me estabas utilizando!!, ya tenías todo planeado...mish, como se va enterando uno de las cosas...

    ...saludos beticita

    ResponderEliminar
  2. ¿Moraleja?
    No temas chatear, sólo teme no enamorarte.

    ResponderEliminar
  3. jajajaajajajaaaa verdad moni que tú ibas a ir conmigo y me dejaste pagando. Ni me acordaba, ahora me recordaste y ya veras este sábado.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  4. mmmmmmmmhhhhhh... creo que es la vida completa la que no tienes que tomarte demasiado en serio ( por lo menos yo no lo hago) , internet es solo un caso particular del juego . La vida es sueño... en serio ...

    El Max.-

    ResponderEliminar
  5. Que buena historia TICHA!!!
    De tanto decir NO... tenía que haber un SÍ pues... jejejejeje
    Pero en fin, por ahi dicen que cuando uno no busca encuentra altiro...
    Saludos
    Alma

    ResponderEliminar
  6. Mozalbete

    Vuelva a ser cabra chica y pídale sus regalos al Viejito (Pascuero) Cibernético.

    ResponderEliminar
  7. jajajaja, wena historia. ¿Moraleja de fin de año?


    "Murió y no pagó"



    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Ticha, es una excelente historia. Qué buena, la leí 2 ó 3 veces (pese a que algo ya sabía). Me gustó este post. Mucho. No tengo moralejas hoy a las 2:35 AM, comenzando el día de Noche Buena.

    Tienes suerte. Eres didáctica. Siempre andas sacando moralejas de la vida. No sé si sea bueno o malo, pero te caracteriza y eso está bien. Un abrazo en este día especial.

    ResponderEliminar