12/18/2006

Hoy me vio Woody Allen.

Absurdo pero real, cada fin de año, cuando me voy a hacer el PAP, me convierto en un atado de nervios.
Hoy me levanté como siempre a sacar a Darío de la cama, pero una vez que lo tenía tomando desayuno y le había dejado lista su mochilita, me devolví a la cama. Claro que, 30 minutos después ya me estaba metiendo a la ducha, aún tenía tiempo, sin embargo, entre vueltas de más y vueltas en falso, me vi de un momento a otro con el tiempo justo. Como es normal entre chilenos, sacrifiqué mi desayuno, reduciéndolo a la mitad. Me cepillé algo los dientes y salí disparada.
En el ascensor y luego en el colectivo, mi inconsciente hacía gala de mis nervios, machacándome que estaba con el tiempo justo y recordándome experiencias anteriores.
Corrí como ratón escapando del naufragio escaleras abajo y escaleras arriba en la línea 1 y llegué con tiempo, saqué mi bono y todo OK, pero en el tercer piso del centro médico ¡plop! colas (o filas) y sistemas caídos. Sólo faltaban los puñetazos. Entonces como para ponerle más sazón a mi tímida histeria, tuve una espera de media hora.
Imposible en esa media hora no recordar la experiencia del último PAP, en que me atendí también en Santiago con un ginecólogo muy acartonado que para variar hizo el infaltable comentario de salón. Me acuerdo que recién me había “acomodado” en la camilla cuando me miró y dijo: está limpiecita. (¿Qué?) Nunca le pregunté si se refería a mí o a algo más específico. En fin…
Justo cuando me había decido por preguntar que pasaba con mi hora, me encontré frente a Woody Allen, quien dijo: La señorita Olivares.
Sentí tantas ganas de carcajearme al verlo con esa expresión chistosa, el pelo crespo y unos lentes retros. Por suerte él se adelantó y dijo: la computación es enemiga del hombre (aludiendo al despelote de afuera) entonces pude soltar una pequeña risa.
Adentro de la consulta las preguntas de rigor y luego, el examen más rápido de la historia. En menos de cinco minutos, yo estaba sin mi ropa, tenía el espéculo en posición y el Dr. ya me habían hecho el PAP y los “toques mágicos”. Sí, porque si no fueran mágicos, no sé como podría haber terminado tan rápido la consulta diciendo: todo bien chiquilla, estás cero kilómetro. (¿Qué?)

Conclusión: voy a hacer el libro de los comentarios de salón de los ginecólogos. Lo más genial y paradójico es que no se dan cuenta, ellos parecen estar eligiendo una fruta en el mercado o un desodorante en la farmacia mientras a una le están descubriendo lo que más mantiene en privado (supongo). No conocen el pudor o lo pierden en el camino. Supongo que es parte del profesionalismo.
Puede parecer muy raro lo que he escrito, supongo que lo es, pero si hay una mujer más que me entienda, que se sienta como una cosa cuando va al ginecólogo, quiere decir que no estoy loca, o que si lo estoy, es más común de lo que pensaba. Además probablemente ya pasó de ser una situación complicada a ser netamente graciosa, que me he comprometido a vivir una vez cada año, siempre antes de mi cumpleaños.

En este momento estoy "pa'l gato" el resfrío está haciéndo lo que se le antoja conmigo.

6 comentarios:

  1. Es evidente que si te decía que estabas limpiecita se refería a que no se veía nada extraño, ni leucorrea, ni tumores de cervix, ni chancros, etc.
    Lo de cero km, es en realidad más inexacto que chistoso.

    ResponderEliminar
  2. hola!! como andas?? soy agustin, de argentina. te cuento que hace tiempo estuve intentando comunicarme con voluntarios de amnistía internacional de todo el mundo, ya que soy uno de ellos.
    si te interesa, te dejo mi mail
    thesantosmail@hotmail.com

    muy lindo blog!!

    ResponderEliminar
  3. Uy... hablando de PAP me toca lueguito el mio, tomare nota de los comentarios del gine, aunque él es muy caballero y generalmente no dice nada mas que dulzuras... jejeje

    Ya, a cuidarse el resfrio mira que en este tiempo siempre se complican por el calor.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  4. jajajajja...me mate de la risa con el relato...yo que tu me hubiera reido no mas del compadrito...y estare esperando la edicion del libro con los dichos ginecologicos jojojo...avisa para dar probables nombres.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja, ginecólogos y su lenguaje, nadie los entiende mas que ellos mismos, supongo...

    En fin...

    Cuidate y nos estamos leyendo.
    Como dijo Marcel... excelente relato.

    Espero que pases una linda navidad :)
    (despues de te doy el saludo de año nuevo, primero pasemos la Navidad...)

    ResponderEliminar