4/28/2006

Mañana de día me voy a Concepción... de vuelta (algo como "la vuelta del perro") pasaré a Temuco a hacer unos trámites y sobre todo a ver a mi familia.
Darío no va conmigo.
A pesar de saber que está en buenas manos (con su padre), siento miedo... no de lo que le o me pueda pasar, sino de estar separados.
Él es una extensión de mí. Tras sentir esto, sé que debo acotar mi existencia.

4 comentarios:

  1. Me imagino que un hijo es parte de una y que por tanto es imposible pedirle a una madre que no se preocupe... por lo menos eso dice la mia de mis hermanos chicos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuántos viajes haces al año entre Conce, Stgo. y Temuco?

    No tengo hijos por lo que no puedo sentir lo que sientes, pero sí imaginármelo. No sé si la palabra sea "acotar" tu existencia. La cambiaría por "extender" tu existencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No tengo idea cuantos viajes hago en el año... sólo sé que sigo viva.

    Con acotar mi existencia me refiero a que debo entender que Darío no es una extensión de mí y todo eso...
    En fin, entiendo bien lo que me quieres decir y es probablemente lo mismo pero visto desde otro horizonte.

    ResponderEliminar
  4. jajajajajajaja
    preguntale a que hora llego a rancagua a almorzar y qué le dio pa que no le diera hambre a tu retoño
    XDDDD

    ResponderEliminar