2/27/2006

Estaba muy serio este blog.




De vuelta en Santiago no sé bien que hacer... un mes de vacaciones es mucho para cualquiera. Ahora me siento como de visita y aún me dura el sueño. El bus llegó a las 6:45 y nos habían despertado una hora antes.

En este momento pienso que para la Cenicienta no debe haber sido todo tan fácil después que la despertara su elegido.

Al verme llegar con Darío, una mochila, una maleta y un bolso el conserje del condominio puso una cara que casi me dió tanta risa como estas fotos. Debe haber sido realmente desconcertante la imagen: afuera aún oscuro y nosotros dos con mi hijo cual de los dos más fortachos y tapados de bolsos. Por suerte reaccionó rápido porque este edificio no tiene rampa y los bolsos estaban atiborrados y por ende pesaban.

Al medio día salí a comprar y me sentía reconociendo algo que aún no siento mío, sin embargo, ayer se cumplió exactamente un año desde que vivo aquí, en Santiago, donde nunca pensé vivir.

Ahora Jan y Darío se entretienen con la batería de Jan que la armó para fografiarla. En fin... seguramente en una semana más voy a estar llena de cosas que hacer y todo se habrá normalizando. La contaminación acústica es normal para este rincón del mundo (a mí me agrega una cuota extrema de cansancio).

Adiós.

4 comentarios:

  1. bienvenida a blogspot...ahora pasare mucho mas seguido
    (asi de paso actualizo MI blog)

    cariños

    ResponderEliminar
  2. Al Fin!!! jejeje
    Betty te hcho de manos como hermana y te quiero mucho, besos

    ResponderEliminar
  3. mmmm la mayi es gatita...
    hasta k por fin supe de que baterías hablabas, yo pensé en algo absolutamente distinto.

    ResponderEliminar
  4. ahora soy yo quien no chacha de que baterías hablamos... mejor no pienso mucho.
    besos.

    ResponderEliminar