8/18/2010

Cuando la mamá vuelve a ser pre-mamá

A esta altura ya ni me acuerdo que estoy embarazada, si no fuera porque amanezco y por 30 segundos tengo nauseas, se me olvidaría completamente, pero cuando me enteré, me pasé más rollos que la primera vez.
Era lunes y acababa de bajarme de un bus que venía del sur. El celular decía 08:26 18-07-10 y yo ya estaba saliendo del departamento para caminar a la farmacia más cercana, la del hipermercado. Llegando allá pensé: y si esta "cuestión" abre después de las nueve, por suerte no era así y acababa de abrir cuando llegué. Compré dos cosas: guantes para lavar la loza y un test de embarazo, luego me fui caminando de vuelta con una sed atroz y sin entender por qué no había comprado nada para comer o beber.
Entré al depto y partí directo al baño, ya "me hacía" y hasta la sed se me olvidó. Fue imposible no recordar la primera vez que estuve en esto mismo (con Darío). Estaba depositando las 4 gotitas que pedía el test y al instante se estaban dibujando las dos líneas moradas en el mismo.
Mi primera reacción fue llorar como si de algo sirviera y como si supiera por qué lo hacía. Después llamé a J. le conté y no me sirvió, seguía ahogada, atorada. Desayuné.
Unos días después tuve una mínima hemorragia y como sí ya llevara meses esperándolo y estuviera del todo convencida, partimos de urgencia al hospital. Me atendió una matrona, dijo que parecía estar todo bien y me dio una orden de ecografía. Me la hice y el futuro ciudadano medía 4 Mm. y ya se le oía un latido. Increible como emociona ese sonido. Ese fin de semana lo contamos. Primero a Darío que venía llegando del sur y que al oirlo me abrazó y soltó unas lagrimitas. Luego a mis suegros, mi cuñada y mi padre que había venido con mi hijo. Todos aprobaron la noticia y se mostraron contentos, pero como todos los acontecimientos "ya acontecidos" no parecía tener la misma emoción que la primera vez. Sólo mi hijo se veía radiante de alegría y orgullo.
La semana siguiente volví a tener una seudo hemorragia y en mis cavilaciones necesité de un empujón, que me lo dio mi cuñada y partí nuevamente a doctor, esta vez de forma particular. De nuevo todo parecía estar bien y de nuevo me dio orden para eco y otras muchas cosas y todo estaba normal.
Ahora ya tengo en teoría casi 10 semanas, pero hasta septiembre no sabré nada de: "la vida que llevo dentro", porque me salió muy caro hacerme todas las cosas de forma particular y en septiembre vuelvo a tener isapre.
Ya no recuerdo porque empecé a escribir, ni para donde iba todo esto. Pero estoy asombrada de como he dejado que el "evento" transcurra, siga su curso y yo sin tener noticias...
Mentiría si no admito que a ratos le pienso, le intento hablar, lo que poco me resulta y hasta le compré un pilucho... pero no estoy inundada de su existencia como lo estuviera la primera vez y eso hace que me cuestione si lo irá a afectar como persona. Supongo que es normal que con su hermano sean muy distintos, pero no quiero saber que pude ser más atenta. Que difícil, sólo espero a que ya se note su presencia dentro mío para tenerlo más presente y resolver este acertijo y comenzar a hablarle y pensarle más seguido. También espero ansiosa septiembre para saber si lo estoy haciendo todo bien y si sigue evolucionando como debe y en fin... creo que ya me he desahogado. Se acabó, me voy a dormir. Cosa que me cuesta un poco.

4 comentarios:

  1. Cada acontecimiento tiene su afan, dicen y es verdad, y cada experiencia nueva nos mueve mucho más que una ya vivida, pero ni sabras como estaras inundadade sensaciones y emociones tambien como la primera ves.
    Repetir una experiencia nos permite tener mas tranquilidad, y mejores respuestas, pero no te caiga duda que con el pasar de los dias te encintraras nuevamente soñando e imaginando a tu hijo (a) y su llegada cambiará tu vidade forma sorprendente en todos los aspectos tanto practicos como emocionales.

    Trato derecordar mis sensaciones de mis embarazo y siento que con el primero fue de incredulidada al principio y luego mucha ansiedadpor que pasará el tiempo, el segundo embarazo lo esperaba y solo quería estar embarazada, pero de todas formas tuve ansiedad por llegaral final del proceso, principalmente por el momento del parto, y luego cuando tuve a mayi en brazos tambien ya la sensacion fue distinta, cuando tú nacistes yo te miraba y me preguntaba es verdad? es mi hija, acabo de tenerla, me parecía increible que hubiera tenido esa capacidad de dar vida a una nueva personita, ya con la mayi tenía la plena certeza que había sido yo quien la trajo a este mundo, y es algo que no se olvida y de lo cual nunca nos arrepentiremos.

    ResponderEliminar
  2. Como es lógico poco se de sensaciones de embarazo, sólo sé que lo hicieron perfactamente la primera vez (Darío) y que también lo harán en esta oportunidad, tienes eso si que recordar algunas cosas que realizaron con D. por ejemplo hacerla escuchar mucha buena música que a pesar que algunas personas afirman que no sirve de nada, creo que no, pues mi nieto reboza ternura y sensibilidad.

    ResponderEliminar
  3. Bello estado!,el mejor de todos. Todo irá bien incluído el amor ...besos

    ResponderEliminar
  4. Ticha querida,
    Lo que hace la falta de comunicación, he llegado tan placé a algo tan lindo y ahora que lo leo me alegra tanto, tanto, tanto, tanto, un nuevo Dario o una Daria para la vida................ que belleza.
    FELICIDADES A BORBOTONES!!

    ResponderEliminar