2/15/2008

Paseo del 4 al 8 de FEBRERO

Para leerlo como fotonovela, pinche estaa foto:

Salimos de Temuco y antes que todo conocimos el “by pass”, porque lo tomamos equivocadamente y en vez de partir hacia el sur, llegamos a Lautaro y tuvimos que pagar peaje para ingresar a Temuco, tomarlo nuevamente en dirección opuesta y por fin, dirigirnos hacía Freire, desde ahí a Villarrica, donde nos comimos unos helados artesanales con sabores a murtilla, cerezas del bosque, ¡mmmh!!! exquisitos.
Por Pucón pasamos sin mirar a nadie y en Caburgua visitamos la Playa Blanca, donde abrimos la puerta trasera del jeep y todo salió disparado, y un saco de dormir por su condición tubular, corrió ladera (polvorienta) abajo. Habría llegado al agua, de no ser por Darío que con sus cañuelas flacas lo alcanzó.
Desde Caburgua nos fuimos al Parque Huerquehue por un camino con unas curvas de "puta madre", ahí buscamos infructuosamente camping. Resultó que los lugares recónditos que mi esposo había encontrado en el mapa, estaban archipoblados de turistas. Debimos devolvernos hasta el camping Rapa Nui, que también quedaba al lado del lago Tinquilco, pero no tenía playa, pero si una hermosa vista. Era un camping bastante bien equipado, sin mayores comodidades, como el clásico enchufe por sitio, pero con buenos baños.
Nuestra primera excursión fue al Parque Huerkehue y no estuvo exenta de "por menores" pues una vez empezado el "camino" tipo rally que te deja en la entrada del parque (estacionamiento La pulguita), nos encontramos con un furgón que no podía seguir adelante y tuvimos que hacer el rally en reversa (de cola), yo no quería ver cuando cayéramos cuesta abajo, cosa que no pasó.
La cosa es que al final hicimos la ruta a la Cascada Nido del Águila y no la de Los tres lagos por una cuestión de tiempo. Poca experiencia, supongo. El trayecto por dentro del parque, antes de elegir la ruta, es genial, con árboles inmensos, casi imposibles de ver enteros y vistas al lago muy bellas. Con vegetación típica y olor a tierra mojada. De vuelta hasta truenos nos tocaron, pero fue una tormenta de "mucho ruido y pocas nueces", o sea, muy veraniega.
Después de la segunda noche en el lago Tinquilco, nos fuimos en busca de los saltos, no sin antes ir de shoping a Pucón, para poder hablar por teléfono (ENTEL no tenía señal en ninguna parte casi), adquirir algo que suavizara nuestro suelo al dormir y tomar once.
Esa noche nos alojamos en el Camping La China. Necesitarían estar ahí para sentir lo que sentí. No había nadie más en el camping, el sitio estaba al medio, entre el río Palguín y un cerro en una soledad absoluta, bajo árboles inmensos y como alguien dijo: “bajo el cielo infinito”. En un silencio terrible que invitaba a imaginar demasiado, para una, que tiene viva la imaginación ese lugar despertaba hasta los demonios más ocultos. El baño, un asco.
Al día siguiente conocimos el salto del mismo nombre, Salto de La China (que era como nuestro patio interior). Lindo, largo y delgado como nuestro país, colgaba desde el medio de un coliseo de vegetación. Excelente, además se han dado el tiempo de hacerle caminitos de llegada por todos lados. Estupendo para los niños. Pero el agua más helada que…
Como broche de oro conocimos el Salto El León, grande y mojado, te ducha gratuitamente. Lo malo, el cuidado de los dueños de la entrada que cobran $2000 por persona, pero no tienen nada atractiva la pasada, hasta madera aserrada se ve en el camino (después escribiré más).
Y luego de almorzar visitamos el Parque Nacional Villarica, originalmente la idea era llegar al glaciar que yace arriba, pero no nos dio el cuero, pues había que hacer todo el trayecto a pie ya que el puente de la entrada está cortado (igual hay quienes lo cruzan) y sólo disfrutamos de un lugar precioso, cordillerano y sin mayor intervención humana en su vegetación.
De vuelta pasamos al Salto El Puma, con sus caminos juguetones realizados por algún ser creativo que hasta le ponía nombre como "paso del gnomo" y vimos dos saltos cortitos antes, La alegría y La intocada y El Puma en cambio, sólo lo vimos desde arriba, algo que te hace sentir gigante, al estar al borde del acantilado y ver el vacío, los valles y la vegetación colgante. No deja de invadirte la curiosidad por seguir el agua, pero no tanto como para matarte.
El último día lo pasamos en las Termas de Palguín y Darío se atrevió a tirarse piqueros, a mí me tenía nerviosa, mientras el caía a la piscina termal una y otra vez en todas las posiciones posibles (no nos quedaban fotos). Muy relajante y como final de paseo, la mejor elección.
La vuelta a Temuco tuvo su matiz, pero sólo voy a resumirlo en que en Econorent, estaban tiritando en espera del jeep que lo entregamos algo tarde.
Al día subsiguiente nos fuimos a la costa con mi mamá y mi hermana, pero eso lo cuento otro día. Cuando ya esté en Santiago.

Por si quieren más info sobre los parques y cascadas:
http://www.parquehuerquehue.cl/
http://www.turismochile.com/
http://www.turistel.cl/
http://www.villarrica.com/

12 comentarios:

  1. QUE ENVIDIA!!!
    Que lugares mas hermosos, arboles casi de cuento, cerros, montañas, aguitas naturales.............Aaaaaaaaaaaaaa quiero estar ahi con ustedes!!
    Creo que seria buena compañera de viaje..................jejejeje

    ResponderEliminar
  2. Tomare nota de esto para cuando me decida a volver a turistear!!!!
    Besotes grandes paa ustedes y siempre hay algo tenso en tus historias de peajes y terminales !!!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. urdistanEl sur es bellisimo.son paisajes idilicos,el olimpo debe tener mucho del sur chileno.
    esas agutas naturales como la de la cascada despiertan unas ganas de zambullirse ne ellas y dejarse acariciar en la boca y el cuerpo por ellas increibles !
    saludos.

    ResponderEliminar
  4. Que bello es el sur... es mi favorito (aunque me gusta Santiago) Que bueno que finalemnte todo resultó bien ...besitos para Dario...

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que hayas vacacionado junto a tu flia, pero yo volvería mas cansada de como me fuí jejeje, no hay duda entre el norte y sur, no hay por donde perderse...

    Debes subir las fotos por lo menos los que todavia no hemos salido de vacaciones podemos imaginar y transportarnos a esos lugares hermosos.

    Cariños

    PD_que la vuelta sea sin incovenientes.

    ResponderEliminar
  6. Que rico!!!

    O sea se lo pasaron muy bien en el viaje al sur, asi da gusto, aventura total... rico salir en familia!!!

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Siempre hay modos y manera de pasarlo bien. Bien por tu fmilia, nada como ella, y estar con quienes se quiere estar.

    UN tiempo para recordar, queda en ti.

    felicidades.

    Chau.

    ResponderEliminar
  8. COLOMBITA: yo también sanamente te envidio por tu panorama de ir a tomar mate a la capital trasandina.
    Cariños y buen viaje.

    PAZ: yo creo que tú la pasarías fantástico con lo buena que eres para caminar, te recorrerías todos los parques nacionales en lo que canta un gallo.
    Y sí, parece que no soy de muy buena suerte en los viajes.

    MARCELO V V: yo pensaba igual que tú sobre las cascadas, pero con poner un pie (bueno ambas piernas) en el agua, quedé tiritando, no habría podido meterme entera.

    DIANA: también considero el sur como mi favorito, aunque debo reconocer que soy fácilmente seducible, por el cielo del norte y por los valles (por sus productos) y costas del centro.

    LORENI@: las fotos se pueden ver todas pinchando en la única foto que sale en el post y están con descripción y todo.

    LORENA SAEZ: Sí, la pasé bien y efectivamente fue bien aventurero.

    MARKIN: supongo que cada uno tiene sus modos.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  9. Pinchen la foto, si estánbueno el album!!!
    Salu2.

    ResponderEliminar
  10. Lindas las vacaciones, en contacto con la naturaleza, en familia y todas esas pequenias aventuras son quizas molestas al pasarlas pero buenas para contarlas! Preciosas las fotos. Ya entre a verlas.
    Saludos y que la sigan pasando bien!

    ResponderEliminar
  11. es que se demora mucho en cargar las fotos.........

    conozco tinquilco y huequehue y los lagos hacia arriba y la cascada. es un lugar muy lindo. tanto para mí, que repetí el campamento y volvería .....

    ResponderEliminar
  12. ¿Y sin siquiera pasar por la sidrería Kunz en Lautaro?
    ¿Ni por el molino El Globo?
    Perdónala, Jorge.

    ResponderEliminar