11/11/2007

Imposible no escribir hoy... imposible no escribir esto

Eran 01:00 de la madrugada y el tablero electrónico de una 504 decía: “DIA ATUAL 11/11/07”. Hace siete años a esa hora comenzaron mis dolores de lo que llaman “trabajo de parto” y media hora después a mi esposo ya lo había despertado el teléfono.
Pensar que hace siete años yo estaba tendida en mi cama en Temuco intentando relajarme y mi esposo estaba en la suya en Santiago quizá en lo mismo. Conectados a la distancia por un solo ombligo.
Lo curioso es que anoche no habría estado frente a ese tablero electrónico que me hacía recordar tanto, si no hubiese venido de vuelta de ver a Björk, y quizá si no fuera por mi gusto por su música, o si su música no existiera, no habría nada que recordar, nada que celebrar el día de hoy.
Sí, porque una de las cosas que me llamó la atención del en ese entonces, “futuro padre de mi hijo”, fue que compartiera mi gusto musical, cosa que en Temuco en los 90’ al menos, no se sucedía.
Yo me había enamorado de Björk al oír y ver “Play dead”, quizá no sea su canción más representativa pero a mí me hizo sentir que alguien hacía lo que yo no me atrevía a hacer, era como si me sintiera proyectada en esa menuda mujer.
En 1992 yo tenía 13 años y la verdad Björk fue mi primera identidad, quizá la única. Antes de ella no había seguido a nadie o la música de nadie, no me había interesado jamás saber el nombre o la biografía o tener un disco de alguien.
Creo que en el ’96, cuando al fin tuve Internet, fue lo primero que busqué. Y como todos los “chateros” generalmente buscaban pareja, la cuarta o quinta pregunta siempre era ¿qué música escuchas?, mis gustos no daban para seguir conversando mucho porque además se habían vuelto un tanto monótonos. Eso, hasta que en 1999, alguien dijo: en serio, yo la fui a ver el '98. Luego comenzó a enviarme canciones que yo no tenía.
Tiempo después se presentó la oportunidad de asistir a unos trabajos voluntarios y yo me tenté. Los organizadores dijeron inviten a sus amigos y yo puse en los “topic” de algunos canales (de IRC) que invitaba a los trabajos voluntarios y el desconocido que compartía mi gusto musical dijo: tal vez.
La cosa es que se comunicó con la organización de los trabajos y participó de ellos, y por alguna misteriosa razón del destino, yo que no lo conocía, al verlo en el Terminal de buses (ya en Stgo.) pensé: ese tipo debería ir en el bus y no el que venía “jotiándome”.
Para mi sorpresa resultó ser "mi desconcido" y no sólo se fue en el bus desde la RM a la IV región, sino que se fue sentado conmigo y entonces, entre conversaciones, resulto que conocía a Herman Hesse tanto o más que yo. (Que apropósito ya estoy lista para retomar, ya no me incomoda haberlo perdido).
En los trabajos voluntarios no nos conocimos mucho más, me molestaba en realidad que él quisiera estar tan cerca, sobre todo porque no era sólo él, sino también un chico de Puerto Montt.
Sin embargo, de vuelta de los trabajos me quedé en Stgo. Necesitaba desentrañar quien era en verdad este ser extraño que coincidía conmigo en cosas que nadie antes lo hizo. Y bueno, ya me cansé de relatar este testamento, cuando lo único que quería decir era: gracias Darío por cumplir otro año y ser la piedra angular de tantos y tan bellos recuerdos, gracias por haber nacido, como dijera Roberto Matta, “el año de los tres 000”.
De quien a todo esto, hoy también se conmemora su natalito, pues la frase continúa: “para quien nació 111111”

11 comentarios:

  1. que lindos recuerdos, que lindas emociones debes tener!!!!

    y que lindo lo de los trabajos voluntarios y vaya sorpresa no?

    Que estés bien

    ResponderEliminar
  2. Felicidades para esta hermosa familia... que además tienen muy buen gusto...
    (hermosa historia)
    besitos ... Felicidades Darío

    ResponderEliminar
  3. uuuu...como pasa el tiempo...lo mejor es darce cuenta que hay ciertas cosas que al cambiar, cambiamos nosotros...yo creo que darse cuenta de como las cosas crecen y cambian en lo mejor.
    Saludos! (a todos por cierto)

    ResponderEliminar
  4. uuuy que linda historia, hasta me emocione, podriamos decir...historias de bus.....
    Me encanta Bjork, menos el vestido de ganso que se puso una vez jajajja

    ResponderEliminar
  5. Querida Ticha : En 1992 yo tenìa mucho quw 13 años y tambien me habìa pegado la vuelta con Los SugAR Cubes . Tambien vi a Bojork el año 1998 en el Monumental y entiendo lo de la musica pues con el padre de mi hijo fue lo unico que no quedo en comun .
    Mañana iremos a ver a Dario supongo que es en tu casa de no ser asi por fa avisa y manda el numero del dpto .
    Acuerdate lo que pasò la otra vez .

    ResponderEliminar
  6. Felicidades....
    pero uy...el 92 yo tenia 21 años y el 96 ni me enteraba del internet!!!

    saludos y espero que lo hayan pasado bien!
    Lena

    ResponderEliminar
  7. ;)

    Que rica historia, cmo para venir a recordarnos que los cuentos de hadas se han modernizado y que el amor esta donde menos uno espera, pero que cuando llega para quedarse da frutos tan hermosos como ese hijo tuyo tan rico!!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. viole,diana, leonardo, ma.antomieta, paz t, lena y lorena s gracias atrasadas.
    A mí también me parece una historia bonita, independiente a que sea la mía. Me gusta porque se acerca a mi lado romántico, medio hollywoodiense que florece en la adolescencia y que en este caso dejó huella.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  9. Bea que recuerdos no? parece que fue ayer que tuve a Dario en casa mientras ibas a la U pero como dice alguien más todo cambia y el tiempo pasa.
    Espero que aún siga siendo mi regalon por mucho tiempo, y me diga que si.
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Bea que recuerdos no? parece que fue ayer que tuve a Dario en casa mientras ibas a la U pero como dice alguien más todo cambia y el tiempo pasa.
    Espero que aún siga siendo mi regalon por mucho tiempo, y me diga que si.
    saludos

    ResponderEliminar
  11. Bea que recuerdos no? parece que fue ayer que tuve a Dario en casa mientras ibas a la U pero como dice alguien más todo cambia y el tiempo pasa.
    Espero que aún siga siendo mi regalon por mucho tiempo, y me diga que si.
    saludos

    ResponderEliminar