9/26/2007

169: de la mamitis a la dentición.

Como me quedé con las ganas de cambiar mis pasajes de vuelta, y me vi obligada a devolverme el 19 de septiembre (a stgo), entonces me traje a mi mamita por los días 20 al 23.
Se vendría supuestamente con el pasaje de mi hijo (él en nuestros brazos), o sea, como una NN para la tripulación del bus porque el pasaje tenía el nombre de Darío. Pero la muy “suertuda” terminó sentada aparte y sin haber pagado otro asiento pues el bus no se completó.
Una vez acá, para variar el tiempo se nos hizo poco. Pero igual caminamos millón, vitrineamos el centro capitalino y visitamos las exposiciones del Centro Cultural de la Moneda y por supuesto anduvimos en Transtgo.
También fuimos a ver a mis suegros, sin lo cual habríamos vagado más pero no se puede tener todo.
Mi hijo, que aprovechó a su abuela de lo más regalón, no podía quedarse sin hacer algo especial para ella y perdió dos dientes. El primero que lo había anunciado suelto durante el viaje (Tco-Stgo) la noche anterior, se le cayó durante la once del jueves 20. El pobre repitió como tres veces la frase “duró menos que una semana” antes de que alguno de nosotros mirara que le había pasado pues estábamos conversando de lo mejor. Y el segundo lo perdió el viernes 21 comiéndose una manzana después de que durante la cena, se quejara todo el rato de que lo tenía suelto.
Yo creo que Darío está de lo más feliz porque era casi el único de su curso que aún no perdía algún diente. Y unos compañeritos le habían inventado que cuando se pasa la edad de cambiarlos, ya no se cambian. Y aunque la dentista y yo le aclaramos que eso no era así, igual no paraba de preguntarse porqué la demora. Ahora ya se sacó las ganas de recibir la visita del ratón Pérez. Claro, no sabe que los dientes los guardé yo y espero que con lo lector que está no termine enterándose.
El lunes, despistada como soy, hice alcachofas sin pensar en mi Darío sin dientes y me tocó rasparle con una cuchara todas las hojas para que pudiera comer.
La verdad es que no recordaba que se cayeran primero los dientes de abajo y menos que se vieran tanto los hoyitos donde estuvieron. Da cosa lavarle o supervisarle el lavado de “dientes”.
Gracias por las fotos mami.


Salu2.

10 comentarios:

  1. KE buena eso de los dientes de Dario, para mi fue medio traumático, me duraban demasiado sueltos, y no queria que nadie se acercara para intentar tirarlos a la fuerza... jajajaja, creo que uno hasta me lo trague jijijiji

    Me alegro que regalonearas con tu madre, yo extraño mucho a la mía... quiza ella tambien

    Bueno, saludos Ticha

    ResponderEliminar
  2. Paulatinamente los hijos van creciendo ni modos.... la mía votó su primer diente hace poco y eso q mañana cumple 8 años, la doctora dijo mientras mas tarde mejor!!, claro que ahora por el tratamiento de ortodoncia que empezaremos a temprana edad, empezaran a sacarles los dientes ya que no salen nunca y los nuevos quieren salir a toda costa, con decirte que ayleen tiene un supernumerario (un diente de más) jajaja uhh si sale caro esto...
    muxo saludos...

    ResponderEliminar
  3. Esta es la etapa más hermosa, sobre todo cuando se ríen... son muy simpáticos y entretenidos ya que andan casi todo el rato con la boca abierta, mostrando sus encías...jajajaj

    que rico que estuviste con tu madre y que lo pasaste bien.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Hola Ticha... Tu historia del diente está contada un poco como Papelucho, que me encanta! ....lo disfruté y aunque mi hija es pequeña aún para esa etapa.. creo que ya estaré un poco preparada....
    Con respecto a tu pregunta en mi blog, no manejo muy bien las mallas curriculares de educación básica, pero puedo contarte sobre lo que sé. Las diferencias sustanciales están en la motivación, que es importantísima en la labor de los pequeños. Pero en educación básica le dan más importancia a los contenidos. Otra cosa que las diferencia son las evaluaciónes, en educación parvularia se evalúan los procesos, no los resultados, no existen notas, no hay distinciones entre los niños. La cantidad de niños en aula también es un tema. Sabes? creo que tendré que informarme más sobre las mallas curriculares de educación básica.... Gracias por tus preguntas...

    besos a tí y a Darío por este nuevo proceso..

    ResponderEliminar
  5. Perfecto que hayan tenido unos dias extra con tu mama...nunca esta de mas!
    Buena la historia de los dientes, con lo rico que son las alcachofas...me he reido imaginandolo el pobre tratando de raspar hojitas....:)

    saludos,
    Lena

    ResponderEliminar
  6. Lorena tienes razón, no había pensado en la ventaja de Darío al soltar sus dientes tan rápido.

    Loreni@ no hables de tratamiento do ortodoncia que yo tuve de los 9 a los 12 años y no es un buen recuerdo, al contrario.

    Salu2 a las 2.

    ResponderEliminar
  7. Viole a mí me parece una edad entretenida pero extraño mi Darío de tres años que lo preguntaba todo y se asombraba aun más.

    Gracias Diana por tu respuesta, y es que a mí me queda la sensación que a las profesoras de básica les falta un toque de educadoras... parece que al priorizar los contenidos dejan de lado muchas cosas tan importantes como la creatividad.

    Salu2.

    ResponderEliminar
  8. Sip Lena fue de verdad chistoso verlo intentar raspar hojitas.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  9. que exquisito, y que chochera esa epoca. Mi hija de 7, perdio un diente en marzo y en mayo ya tenia como 4 menos, yo la veia que se los soltaba sin ningun temor ¨a lo mera macha¨ y le pregunte por qué se los forzaba. Ella me dijo que se quería comprar algo con lo que le dejara el ratón : P ( tan chica y materialista, pense)

    ResponderEliminar
  10. Sí, un compañerito de mi hijo le preguntó a Darío qué le había dejado el ratoncito. Mi hijo dijo $300 y el compañero le respondío; ¡ah! Te alcanza para una bebida.
    Sí hoy se manejan estos chiquillos.

    ResponderEliminar