4/02/2007

Pasarela Santiago: Desfiles

Día 29
Pituqui-pinaqui y su descabellada propuesta

Un vestuario muy excéntrica es lo que esta marca puso en pasarela, con cortes simples e incluso algo repetidos y en cambio, colores muy brillantes y atrevidos. Todo muy juvenil, lleno de moños gigantes y combinaciones de texturas “disonantes” sacó risas y aplausos del público presente.
Chantal Bernsau
Un concepto más étnico es el de esta mujer de la V Región. Realmente una colección mayormente para mujeres más maduras. Con materiales clásicos como el algodón, un trabajo de textura y coloración muy llamativas y cortes muy amplios que volaban libres por la pasarela. Todo acompañado de hermosos collares y otras piezas de joyería que daban realce al concepto.Santiago del Valle
Lo que más se me quedó un la retina, de esta extravagante colección de ropa masculina, fueron los estridentes colores elegidos para los abrigos, mezcla de capa y chaqueta, todos con muy poca forma realizados en fibra sintética.
Las viudas de Pablo Ramírez
Acompañada de música muy melancólica, que invitaba a la introspección, aparecieron las alargadas siluetas de mujeres vestidas de negro, caminando lento y compungidamente. Algo así como sobras de un atardecer. Todos los vestidos negros y de cortes muy formales. Muchas veces cortados bajo el busto alargando aún más la figura, logrando dar más verticalidad y frialdad al concepto que acompañado con la música, daba ganas de abrazarlo.La sofisticada prolijidad de Juana Díaz
Muy contagiosa la propuesta que presentó Juana Díaz. Una propuesta llena de energía y urbanidad. Con un gorro muy recurrente y práctico que iba bien con todo y una que otra polera estampada con la señaletica de los paraderos del transporte público. De cortes amplios y cómodos y detalles muy prolijos que parecían estar en la medida justa y en lugar justo, esta propuesta me pareció una de las más llevables a diario.
Día 30
La urbanidad desde una visión fantástica.
Kevin Kobek presentó una colección llena de fantasía, algo así como un cuento urbano. Con mezcla infinita de cortes ajustados y telas sobrantes. Todas las maniquíes con la cabeza tapada parecían venir saliendo de alguna película futurista, sin embargo, muchos de los cortes y las texturas me recordaron tiempos pasados, ochenteros y medievales.
Ignacio Lechuga
Elegantemente lúdica es la propuesta de este hombre que viste hombres. Todo tipo de detalles muy simpáticos y originales tanto en cortes como en aplicaciones se vieron en esta pasarela. Desde camisas bordadas de una forma notoria pero elegante, hasta audaces gorros y tapa manos inspirados en el vestuario ruso.

Lamentablemente no tengo ninguna foto que valga la pena pues estabamos con Darío donde a penas se veía.

1 comentario:

  1. Yo, la verdá, es que no tengo idea cómo vestirme.
    Pero me han dicho que me desvisto con mucha elegancia.

    ResponderEliminar