6/27/2006

Mal entendido

Estoy frente a la puerta del metro de espaldas al mundo y me concentro en una conversación muy animada:

-Hola ¿cómo estás tía? ¿Y qué me cuentas, cómo te fue?

-Y qué querías, él que siembra tormentas...

-¡Qué cojonudo!... etc., etc.

El primero es un hombre con una voz muy grave como pocas en Chile. Me lo imagino gordo y con pinta de vendedor de cecinas. La segunda una mujer, más bien aguda, se me ocurre que es alta y tiene los pulmones grandes. Ambos con acento español.
No volteo.
Decido quedarme con lo imaginado y seguir poniendo atención. Lo único que no me cuadra es que parecen gritarse y les oigo tan polifónicos a mis espaldas, como si estuvieran lejos el uno del otro.

Los Héroes, lugar de blablabla...

Y ¡plop! la mujer con acento español pasa gritando por el lado mío (no es tan alta) y lleva un teléfono aplastado contra la mejilla. Es inevitable, me doy vuelta y claro ahí está el tipo (no es tan gordo pero usa boina) ¿también hablaba por celular...? todo el su "dialogo" fue coincidencia. Pero ¿Lo habrá notado alguien más que yo?
En fin... no encuentro que hacer para no estallar de la risa.
Necesito comerme algo o seguiré eternamente distraída.

4 comentarios:

  1. jajajaja
    Tremenda confusiòn....
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. SHIUUUUUUUU!


    Eso nos pasa cuando somos un tanto prejuiciosos y nos imaginamos las cosas sin verlas y analizarlas bien!


    A mi me pasa todo el tiempo...


    saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo diría que eso es lo que pasa cuando gana el aburrimiento y no hay nada mejor que oir conversaciones ajenas e ir más allá.
    Debo confesar que me parece altamente atractivo. Se escuchan tantas cosas graciosas en esos momentos. Se puede pasar un muy buen rato. Además, es curioso que se cruzaran las conversaciones allí. Me lo estoy imaginando como las tvchácharas? (así era o no?)

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Sí yo creo que hay de todo un poco, pero como me dijo un blogero de Atina Chile, lo cieto es que yo hablo bajito, supongo que tengo miedo de ser atrapada por otro copuchento aburrido o prejuicioso.
    Salu2.

    ResponderEliminar