6/09/2006

Desapariciones

Había decido volver a comprar mi típico jugo en caja, pero a poco andar me di cuenta que no llevaba dinero. Frente al ex “negocio de los viejitos” había una mujer, veinte y tantos, contextura gruesa. Me decido y le hablo.
-¿Qué pasó con mis vecinos?
-Se fueron… (Pausa)…a su casa, estaban cansados y ahora están descansando.
No puedo evitar encontrarla mucho más gorda. Apuro el paso.
Dos esquinas más adelante, el semáforo en rojo me detiene. Mi imaginación vuela inalcanzable… se me esfuman las historias como semillas en el viento que no las logro detener. De pronto, veo mi sombra, el reflejo de mi cuerpo que el sol intenta atravesar. Mi sombra parece tiritar y creo ver mi aura. Entonces vuelvo a mirar pero con detención y por suerte he recuperado la cordura y no hay aura alguna.
Salto una alcantarilla y viene a mi mente la paralizante imagen (ficticia) de un hombre siendo succionado por el alcantarillado. La verdad es que dentro de lo espeluznante e increíble que me pareció cuando lo escuche por primera vez, como a las 7 am del día 7, no pude evitar pensar absurdos, no pude evitar relacionarlo con el extraño crepúsculo que presencié el día anterior, el 06/06/06.
Imaginé que mientras el cielo nos proporcionaba ese hipnotizante espectáculo, bajo el suelo, dentro de una de las redes de alcantarillado más asquerosas de Chile, nacía la esperada bestia y, como las avispas que nacen comiéndose a otros, al despertar del nuevo día, se succionó al desafortunado trabajador municipal. Supongo que habré visto algo parecido en alguna serie de televisión.
Llego a la escuela, donde debo arreglar algunos asuntillos sobre nuestro desempeño como TRICEL. Nadie más llega, los segundos marcados por el reloj de pared, parecen golpes de luma sobre mi cabeza. Mientras espero veo desfilar entre profesoras, inspectoras y auxiliares, muchas señoras de diversas contexturas. Recuerdo así un reportaje de la Revista Mujer que leí "a vuelo de pájaro" el domingo. La idea del artículo es más o menos esta:
“La mayor cantidad de muertes por enfermedad en mujeres en Chile y Latinoamérica es por problemas cardiacos o diabetes y no por cáncer de mama o uterino cifra que se supone está intrínsecamente relacionada con la obesidad abdominal. O sea, el rollo o flotador masivamente desarrollado en las chilenas, podría indicar tendencia a tener problemas cardiacos o diabetes”.
Bueno, cual es mi teoría: la existencia de la mujer-camello. Si sé, jaja… suena tan estúpido como la existencia de una bestia en nuestro alcantarillado, pero no tiene joroba y nació del siguiente razonamiento:
“Las cifras del reportaje ponen a Latinoamérica en comparación con Europa, y los hábitos alimenticios de ambos continentes son muy distintos. Allá (Europa) valoran mucho el desayuno y reparten el alimento diario en cuatro raciones proporcionales, en cambio, aquí (Latinoamérica) muchas mujeres pasan del desayuno y se desempeñan en sus actividades diarias muchas veces sin más que un café hasta que al medio día se comen un suculento pero desequilibrado almuerzo. ¿Qué más le queda a este organismo abandonado a su suerte, que mantener grasas en algún rincón (la cintura) para mantenerse en pie al otro día?..."
De ahí saqué lo de la mujer-camello.
Conclusiones:
  1. No hay que comer empanadas fritas (si no es 18) porque corremos el riesgo de estarnos comiendo a los viejitos del barrio o podemos perder la cintura y morir del corazón.
  2. Mmmm... no sé que pensar sobre la desgracia de nuestro compatriota. Me supera, confirma el refrán que dice: "La realidad supera a la ficción"
  3. Por las fotos que tomo se puede decir que literalmente: me la paso en las nubes.
Y ¿Dónde están mis vecinos?

9 comentarios:

  1. Que lata lo de tus vecinos... Aunque igual, en una de esas, mejor cuidarse de comer las empanadas... Pero estoy segura de que ya sabrás de ellos.
    Con respecto al trabajador, la verdad es que nunca me lo plantee desde el punto de vista del posible fin del mundo, aunque fue lo peor que ocurrió después de todo... Ojalá lo encuentren pronto, igual que ojalá encuentres pronto a tus vecinos.
    Lo de las mujeres camello, bueno, que quieres que te diga, yo hace tiempito que lo soy ya, ja ja ja.
    Saludos
    Alma

    ResponderEliminar
  2. Bastante imaginativa, puedo apreciarlo en esta primera y breve mirada.
    Muy buen blog, me encantan tus fotos.
    Volveré. Me intriga mucho lo de los vecinos.
    Saludos Siempre

    ResponderEliminar
  3. siga en las nubes no más...se ven demasiado lindas...todo gracias a la lluvia :D

    saludos

    ResponderEliminar
  4. alma Mis vecinos no sé... quizá tenían alguna casa en las afueras de Stgo, pero el trabajador municipal ya apareció, llegó hasta la planta de tratamiento de desechos. El peor final supongo.

    siempre el sur Hola, no es primera vez que te leo, auuque si es primera vez que apareces por aquí. Bienvenida.

    buuu ¿Cómo anda su vida? Ojalá como estas nubes tan bonitas.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  5. ...estoy a 1 mes de egresar....duermo entre 4 a 6 hrs diarias.....pero me pongo feliz cuando hace frio, y lloro de emocion cuando llueve....no hay nada que la lluvia no arregle....

    saludos

    pd: el otro día me acordé de ti, ya que comi piñones y castañas (me faltan los calafates para ser más feliz aún)

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué es eso???? ¿qué son los calafates???

    ResponderEliminar
  7. Ticha: Yo tampoco cacho a nadie, solo por los blogs, así que animate y anda no más....


    Calafatear es juntar las maderas de los barcos con estopa, para que no les entren agua.-


    Te esperamos

    ResponderEliminar
  8. Los calafates son el fruto de un arbol muy común que sólo he visto en Pta Arenas.
    Son un poco más pequeñas que las moras, y de color oscuro.
    Tan famosas son allá que hasta hay una bebida. Espero que un día puedas probarlos.

    Saludos

    pd: Calafate también es un lugar en Argentina (donde es conocida como la capital de los glaciares). Realmente es precioso

    ResponderEliminar
  9. Al final había más tema con el calafate.

    ResponderEliminar